domingo, 14 de diciembre de 2014

Menopausia

Nos va a llegar a todas, antes o después, incluso si te cuidas, comes sano, haces deporte y tus planes detox. Y cuando llegue, finalmente entenderás a tus hermanas, amigas, tías que ya están pasando por esa época de cambios, casi tan drásticos como la adolescencia.
Es distinta para todas, eso es lo bueno. Si tu mejor amiga se muere con los sofocos, lo mismo tú no tienes ninguno. Así que no te comas la cabeza antes de tiempo.

Los médicos no diagnosticamos menopausia hasta que estes un año sin reglas, es decir si llevas ocho meses sin ella y te viene una, empieza a contar de nuevo. Así que no cantes victoria antes de tiempo y sigue usando "precauciones" para evitar embarazos. Es cierto, con los años el embarazo es más difícil, pero nos topamos de vez en cuando con mujeres muy fértiles, que pensaban estar ya menopáusicas y lo único que tenían era un bebé en camino.

La media de edad para presentarla es aproximadamente los 50 años, pero puede ser que antes empieces con síntomas. Los sofocos son una sensación de calor que sube desde el pecho hacia la cabeza que en cuestión de segundos te ha puesto roja, te ha hecho sudar y que desaparece tan rápido como viene. Tener alguno esporádico es tolerable, pero si son muy frecuentes tanto que no te dejan mantener una vida normal, deberías consultar con tu ginecólogo. También se pueden mejorar el insomnio, la sudoración nocturna y los cambios de ánimo. El primer paso es llevar una dieta sana, hacer ejercicio regularmente y dejar de fumar.


Existen muchos tratamientos, los más "naturales"  son medicamentos a base de soja o polen. No funcionan siempre pero a muchas mujeres les quitan el exceso de sofocos y llevan una vida mucha más tranquila. El único tratamiento definitivo es la "terapia de reemplazo hormonal" o TRH. Este tipo de tratamientos ha tenido muy mala fama, porque hubo una época que se dieron como caramelos a todo el mundo y empezaron a aumentar los efectos adversos cardiovasculares. Ahora, después de muchos estudios, se sabe que sólo algunas mujeres lo pueden tomar libremente, es decir aquellas que no tienen riesgos añadidos, por ejemplo: obesidad, tabaquismo, hipertensión, antecedente de trombosis, etc. Así que si eres sana y tu médico te ha mandado este tratamiento tómalo con confianza, no tiene porque hacerte daño.


La sequedad vaginal es un síntoma también frecuente por la falta de hormonas, lo que ocasiona muchas veces que la vida sexual se dé por terminada. Pero no debería ser así, contamos con muchos preparados para mantener hidratada la vagina, hormonas de administración local que no tienen contraindicaciones y cuya absorción a nivel del restos del cuerpo es insignificante. El sexo no tiene porque acabar, es un redescubrir con la tranquilidad de que ya no hay embarazos. Así que a disfrutar.

martes, 11 de noviembre de 2014

Mitos urbanos y embarazo

En pleno siglo XXI, todavía tenemos muchas dudas, aquí una breve recopilación, a modo de información general:

1. Comer por dos
No, no y no. Una mujer sana que inicia el embarazo con un peso normal, como mucho debería aumentar 1 kg./mes. Si ya empiezas la gestación con sobrepeso, con que subas 4 kg. en todo el embarazo incluso sería suficiente. Lo que hay que hacer es comer bien: pocos carbohidratos y pocas grasas saturadas, mucha frutas y verduras y alimentos con proteínas, aportaran a tu bebé los nutrientes necesarios. El sobrepeso hace más probable que tengas diabetes gestacional y un niño grande (macrosómico) lo cual, pone en riesgo a tu hij@ de un síndrome metabólico cuando sea adulto. Además, en el momento del parto tienes "menos físico" y te cansas más. Perder ese sobrepeso cuesta, la lactancia quema calorías pero no es mágica.

2. No puedo tomar cafeína
Debemos recalcar que el embarazo debería ser la etapa más sana de tu vida en cuanto a alimentación y actividad. Si eres adicta al café, té, bebidas energizantes o refrescos de cola, tienes que suspender esa adición ya. Pero, de ahí a decir que no te puedes tomar un café con leche todas las mañanas es exagerar, y alguna cola a la semana, todo con cabeza.

3. No puedo utilizar medicamentos
Hay que aclarar, "no puedes usar medicamentos sin supervisión médica", pero existen algunos analgésicos y antibióticos que podemos dar en el embarazo con total seguridad. Son pocos y a veces no son suficientemente efectivos, pero siempre pondremos en una balanza y la decisión se tomará de acuerdo a cada mujer. No tengas miedo de tomar un paracetamol. Y no pasa nada con la anestesia local si está justificada, cuantas gestantes llegan a urgencias con dolor de muelas porque algunos odontólogos se niegan a atenderlas, increíble pero cierto.

4. Las ecografías son malas para el bebé y si son vaginales peor
Pues no, si fueran malas no las haríamos con tanta tranquilidad, verdad?. No son rayos X, son sonidos en una frecuencia que no escuchamos, pero tampoco hay que hacerlas todos los días, porque no hay ningún estudio científico que confirme la seguridad en esa cantidad de exposición. Por lo tanto, hay que hacer las justificadas.

5. La futura mamá tiene que descansar y no hacer mucha actividad
El embarazo es un estado natural de la mujer, nuestro cuerpo ha sido creado para eso, definitivamente las molestias que conlleva, se toleran mejor cuando uno es más joven, los tejidos son más elásticos y tu resistencia es mejor. Con más edad pueden aparecer más molestias, sobretodo al hacer actividad, pero eso no significa que tengas estar tumbada sin mover ni un dedo, a menos que haya una indicación médica para ello. Hay muchas cosas que no podemos quitar. Cuidados y atenciones claro, pero no convertir a la gestante en inútil. Existen unas cuantas que los familiares no les dejan ni vestirse solas ni agacharse a ponerse los zapatos, toda una exageración.

6. No puedo volar en avión 
Claro que sí, no hay ningún estudio científico que demuestre que las tensiones y resistencias del aire enfermen a los bebés. El único riesgo que tenemos es la trombosis en viajes muy largos que te fuerzan a la inmovilidad, consulta con tu médico y te dará recomendaciones: beber mucho líquido, hacer ejercicios, utilizar medias de compresión y en algunos casos mujeres que tengan muchos factores de riesgo alguna medicación inyectada. Las compañías aéreas piden un informe médico en el tercer trimestre para volar, no te olvides de pedirlo a tu médico o te quedarás sin viajar.


7. Tengo que tener antojos, náuseas y vómitos y sentirme mal
Pues no, muchísimas gestantes no tienen nada, ni un síntoma y se han sentido maravillosamente todo el embarazo. Trabajando y haciendo su vida casi normal hasta el día del parto. A eso, deberíamos aspirar todas.

domingo, 12 de octubre de 2014

Cáncer de Mama

1 de cada 8 mujeres lo tendremos. Así de duro, tus compañeras de clase, amigas o tu familia, tarde o temprano conocerás a alguien que lo esté pasando o lo haya pasado ya. O puedes ser tú. No será ahora, quizás cuando seas mayor. No avisa. Mantente atenta.

Atenta no es lo mismo que aterrada. Desecha el miedo, no te aporta nada. Así te hagas mamografías cada 6 meses, puedes no detectarlo. Entonces respira y piensa. Lo mejor es la prevención y el diagnóstico precoz, reconocer tu riesgo personal de padecerlo y que tu médico con ese dato te indique las pruebas oportunas. Es una posibilidad con la que hay que aprender a CONvivir. No hay cosa más triste que "vivir a medias", preocupada siempre y esperando una tragedia que lo más probable es que nunca te llegue a ocurrir.

Para evitar los miedos, siempre la información. La primera que debes recopilar está en tu familia, saber si algún familiar directo tuyo: madre, abuelas, tías o primas han tenido cáncer de mama, o de ovario o de colon. Las causas genéticas familiar sólo son responsables del 15% de casos de cáncer reportados, el resto ocurren al azar.

Además, existen factores de riesgo que no puedes modificar: raza blanca, edad, tener el primer hijo "tarde", menopausia también tardía o haberte expuesto en la niñez a radiación del tórax, son situaciones que claramente favorecen la aparición de cáncer de mama. Afortunadamente existen otros desencadenantes que si podemos controlar: sobrepeso, tabaco, ingesta de alcohol y exposición a estrógenos de larga duración.

Es bueno que te toques, explores y conozcas tus mamas. Si lo haces regularmente, los cambios los notaras fácilmente. Debes recordar que los pechos no son perfectos, bueno, salvo algunas afortunadas, pero el resto de las mortales somos asimétricas: una es más grande, el pezón es más pequeño o tiene una dirección distinta, una esta más caída, etc. Y variaciones en "tu normalidad" nos pueden ayudar a diagnosticar patologías (la mayoría benignas). Recuerda también que si te vas a explorar a consciencia hazlo durante o al finalizar la regla, antes te tocarás millones de cosas y te vas a dar un gran susto sin sentido. Nódulos nuevos, retracciones en la piel o sangre por el pezón, te deben alertar. Si eso ocurre, pide una cita con tu ginecólogo, te explorara y te pedirá alguna prueba de imagen.

El periodo de espera de los resultados es bastante angustioso,  pero por probabilidad estadística los resultados serán buenos y solamente requieras controles rutinarios o como mucho en 6 meses. Cuando no estamos del todo seguros, lo habitual es que te mandemos una biopsia. Con el correspondiente tiempo de espera hasta que te realizan el pinchazo y luego la espera de los resultados de anatomía patológica. Actualmente detectamos más cánceres de mama porque revisamos más y no tenemos miedo de pinchar, las mamas son órganos accesibles y una biopsia temprana puede marcar una diferencia en la tasa de curación.

El miedo tiende a desaparecer cuando tomas el control. He visto mujeres esperar en casa con un cáncer bastante evidente, porque no se atrevían a venir a la consulta y decirlo. Que el miedo no te paralice, ni para diagnosticarte, ni para tratarte, ni para seguir luchando hasta el final.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Adolescentes

Imagínate: tú, adolescente, 12 años, día de la primera regla, para tu mala suerte, te toco en el colegio, uniforme manchado, amigas encubriendo la "vergüenza", llaman a tu madre para que te traiga ropa. Y lo primero que hace tu mami, es sacarte del colegio y llevarte al ginecólogo de urgencias, para que te diga que hacer. Historia de la vida real.

A que leyéndolo ¿parece ilógico?, y ¡lo es! innecesario completamente, la adolescente ya tiene bastante con todas las emociones que ha tenido en el día, como para encima pasar el vértigo de ir al ginecólogo.
Así que, madre, hermana, tía, no lo hagan. No les hubiera gustado que se lo hicieran a vosotras.

La primera menstruación es algo importante en la vida de cada mujer, pero no hay que volvernos locos. Debería ser tratado con toda la naturalidad del mundo, y alrededor de los 10 - 11 años, las mamis deberían ir preparando a su hijas de que esto va a ocurrir, es normal y que aunque desagradable, es lo que permitirá que cuando ella quiera pueda tener hijos.

 Al inicio la regla, puede ser irregular, saltarse algunos meses, ser dolorosa o muy abundante. Va a variar entre ciclo y ciclo en distintas mujeres, porque el "eje de funcionamiento" aún no está del todo maduro y necesita un poco de tiempo para equilibrarse.

Si la regla duele, con tomar algún analgésico común suele bastar. Recuerden cambiar la dosis, si ya tiene la regla, probablemente la dosis pediátrica sea insuficiente.

Otra actitud que he visto en la consulta, es que algunas madres se empeñan en que la niña empiece a usar tampones cuanto antes. ¡No presiones!, cada mujer tiene sus tiempos para entender los cambios y atreverse a probar cosas nuevas. No es difícil, pero si la mujer no está relajada a la hora de ponérselo, puede ser misión imposible.

El tema importantísimo por abordar, son las relaciones sexuales. Madre, tía o hermana, tu "pequeña" puede empezar a tenerlas (ya ha crecido) y cuanto antes lo aceptes será mejor para todos. Aunque ahora pensemos que los adolescentes saben más que nosotros (muchas veces es cierto), propongo tocar el tema de la manera más abierta y sencilla que te sea posible, sin demonizar el sexo, pero advertir de sus consecuencias: recordarle que aunque se pongan métodos para no embarazarse  estos pueden fallar y que debería ser lo suficientemente responsable para usarlos bien. Además, la prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) SIEMPRE debería ser su prioridad. Existen estudios epidemiológicos que confirman que las parejas adolescentes son las menos estables, con sólo un 2% que sobrepasa el año de duración,así que imagínate el riesgo que corren.

Las revisiones ginecológicas habituales con citología deberían empezar como pronto a los 3 años de haber iniciado relaciones sexuales. O antes si existe algún síntoma importante: dolores de regla insoportables, sangrados que provocan anemia, etc.  Aunque tú (madre, tía o hermana) hayas ido siempre a un ginecólogo varón y añoso (no tengo nada en contra de ellos) y estés encantada con él, lo mismo a la adolescente no le apetece, habla con ella acerca de quien preferiría que la viera.


domingo, 31 de agosto de 2014

Fecundacion in vitro...¿en qué me estoy metiendo?

Oímos hablar de ella muy a menudo, pero la mayoría de veces no entendemos bien el proceso. Se vuelve distinto y confuso, cuando te han explicado que tus posibilidades de ser madre de manera "espontánea" son escasas. Los médicos tratamos de "nunca, decir nunca" porque a veces la biología y la vida nos sorprende.

Las causas por las que probablemente necesites recurrir a esa técnica son muy variadas: tus óvulos ya no son de buena calidad (por la edad o por alguna enfermedad como endometriosis); los espermatozoides (buenos y normales) de tu chico son muy escasos, deseo de tener un nuevo hijo tras una ligadura de trompas, etc.


Sea cual sea el motivo, es fundamental estar informada. Además del consentimiento de acuerdo a la legislación vigente, lo cual varía mucho en los países, ya que se trata de formar "nuevas vidas" y no siempre están permitidas todas las técnicas.

La idea es darte medicación, hormonas femeninas (pinchadas o inhaladas). Para que tus ovarios, hagan crecer varios folículos (pequeños sacos de líquido que dentro tienen un óvulo), a diferencia de un ciclo natural en que sólo se estimula uno o dos folículos. Al tener más, aumentan las opciones de que haya varios de buena calidad. Aunque todo esto tiene que ser muy controlado, porque el "estimularte" demasiado puede ser grave para tu salud en general. Por esto, una vez que empieces un ciclo de FIV (fecundación in vitro) los controles ecográficos con/sin análisis de sangre, son bastante estrictos. Toma su tiempo.

Cuando los folículos han crecido, se realiza la punción ovárica. Suena feo y lo es, pero menos mal, este procedimiento se hace bajo sedación controlado por un anestesista. A través de una ecografía vaginal se introduce una aguja en tus ovarios y se aspira el contenido de los folículos, para intentar obtener todos los óvulos posibles producidos. Muchas veces no se pueden "aspirar" todos o incluso algunos folículos están vacíos.
Tus óvulos, en el laboratorio, se preparan y maduran previo al contacto con los espermatozoides, existe cámaras como hornos que simulan las condiciones de tu cuerpo, temperatura, proporción de oxígeno, etc.

La muestra de semen, de tu pareja o donante, también se prepara para que estén listos para fecundar. Se puede optar por dos técnicas de fecundación: la "natural" es decir, se deja juntos a un óvulo y a un grupo de espermatozoides para que hagan lo suyo. Y la otra técnica se llama ICSI, consiste en "decapitar" al espermatozoide e introducir sólo su cabeza (la que lleva la información genética) dentro del óvulo para que el proceso de combinarse y crear un nuevo ser sea más fácil aun.


Luego, se espera a ver si ha funcionado y hay fecundación. Si tenemos embriones, se les deja descansar y crecer algunos días en el laboratorio, muchos se quedan a mitad del camino y no evolucionan. Según su aspecto se les puede catalogar, y decidir cuales parecen sanos y son los que dan la mejor opción de embarazo. El resto se congela, aunque eso depende de las leyes de cada país.

Una vez elegido el mejor o los mejores (como mucho las recomendaciones internacionales hablan de dos, pero lo ideal es transferir uno, para evitar los embarazos múltiples) el embrión es introducido al útero. Es un procedimiento más sencillo, todo el tiempo despierta y no duele. Luego de eso, queda cruzar los dedos para que el pequeñ@ encuentre un lugar acogedor en tu útero donde decida anidar y crecer.

lunes, 28 de julio de 2014

De copas



La regla siempre se ha presentado como un problema para las mujeres, y continuamente se investigan nuevas productos que nos hagan la vida un poco más fácil. La pregunta sobre si la copa menstrual es buena o no, cada vez es más repetitiva en mi consulta. 
Mi respuesta después de haber hecho una revisión bibliográfica sigue siendo la misma, creo que es un buen método, pero depende de cada mujer. Cada una de nosotras tenemos distintas inquietudes, y aún ahora en este siglo, encuentras chicas que no se sienten cómodas manipulando su vagina o mujeres que simplemente les da mucho "asco" la sangre y cuanto menos la vean mejor para ellas. Así que, depende de lo que quieras, pero nadie le quita a la copa el mérito de ser el método más barato y que quizás menos impacto tenga en el medio ambiente, ya que una copa te puede durar toda la vida y sólo tienes que esterilizarla una vez al mes. Para tener en cuenta.
 

Hay momentos en la vida que no podemos olvidarnos de las compresas femeninas (toallas higiénicas), por ejemplo en el postparto o tras una cirugía vaginal recomendamos usarlas, antes de cualquier otro método, para poder valorar mejor el sangrado que se tiene y prevenir una hipotética infección.

El uso de los tampones se ha incrementando en los últimos años, ya que se ha perdido un poco el miedo al síndrome de shock toxico. Aunque nunca deberíamos olvidarnos que es posible, aunque su incidencia, es muy baja. Por si no lo sabes esta causado por la toxina de una bacteria y cursa con un cuadro muy agudo de fiebre, erupción cutánea intensa y general, asociado a compromiso general corporal. Desapercibido no pasa.

Es importante para prevenir este cuadro y otras infecciones vaginales, recordar "cambiar" los tampones. Aunque suene muy obvio te sorprendería la cantidad de mujeres que acuden a las urgencias con síntomas de mal olor o flujo y lo único que les pasa es tener un tampón retenido en vagina que olvidaron quitar. Incluso algunas mujeres lo han dejado de un mes a otro, teniendo relaciones sexuales sin notarlo. Y no es propio de chicas jovencitas, pasa en todas las edades, pero en mi experiencia sobre todo he visto mujeres mayores de 30 años hasta los 50 casi.

En cuanto a la copa menstrual, existen actualmente diversas marcas, formas, colores y tallas (depende si has tenido hijos o no, para elegir el adecuado a tu cuerpo). Se puede comprar por internet o en supermercados, e incluso en algún sexshop, ya que existen algunas diseñadas específicamente para poder tener sexo con la regla, incluso sin que lo note la pareja. La idea es un recipiente que se colocas tu misma en la vagina y recibe directamente todo el flujo sanguíneo que viene del útero, luego de unas horas, te lo retiras, vacías el contenido y la vuelves a introducir. Parece fácil y lo es, pero como todo en esta vida, requiere un poquito de práctica.


Los estudios científicos que se han hecho, han demostrado que las mujeres se sienten tan cómodas con tampones o con copa por igual. La mayor queja, ha sido que al retirar la copa, puedes derramar el contenido y ensuciarlo todo, pero este inconveniente sólo lo indicaron las mujeres que tienen mucho flujo y que eran nuevas en el uso. En cuanto a los tampones, una de las quejas más frecuentes fue la excesiva absorción que tienen, dejando una sensación de sequedad incómoda.

Actualmente se está valorando el uso de las copas menstruales para otros fines, por ejemplo como método anticonceptivo (similar al diafragma, antes tan usado) o por el contrario como ayuda a la fertilidad, reteniendo el semen en la copa logrando que esté más cercano y más tiempo junto al cérvix. También existe la posibilidad de administrar medicamentos en la copa o incluso su valor en la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Como ves, no parece tan malo, probarlo no cuesta mucho.

miércoles, 16 de julio de 2014

Mis pechos embarazados

A veces tus pechos te dan el primer aviso de que estas embarazada, los notas turgentes y muy sensibles. Y de pronto, empiezan a crecer. Estos síntomas y un retraso en tu fecha habitual de regla, es casi al cien por cien, embarazo seguro.
Durante las 40 semanas que dura el embarazo, irás notando los cambios en tu pecho, el primer trimestre es muy llamativo, al final del embarazo probablemente hayas aumentado entre una y dos tallas. Maravilloso, ¿no? Las parejas suelen estar encantadas, aunque el dolor y la sensibilidad a veces no les permite jugar mucho. Pero si tenías poco pecho antes, éste es el momento de ponerte todos los escotes que quieras.


El hecho de que lleves implantes mamarios, no impide la producción de leche, pero depende como haya sido tu cirugía y si tuvo o no complicaciones, puedes tener alguna molestia mayor a lo habitual, a veces las cicatrices internas pueden dificultar la expulsión de la leche, pero no es lo habitual. Hasta que no te pongas a intentarlo, no lo sabrás. El resto de cirugías mamarias: reducción o extirpación de quistes o nódulos, tampoco tienen porque interferir con la producción de leche.

La areola (la piel más oscura y rugosa que rodea el pezón) se oscurece más aún y crece. También pueden aparecer estrías por el estiramiento brusco de la piel. Para reducirlas o evitarlas (aunque veces es imposible) utiliza una crema hidratante antiestrías diariamente, es recomendable que te la apliques diariamente además en el abdomen y los glúteos. Si te pasas con el peso, las estrías pueden ser más exageradas.

Durante el tercer trimestre, notarás que empiezas a tener secreción amarillenta espesa por el pezón que no huele mal, no te asustes, suele ser el calostro que tu cuerpo está preparando para la llegada de tu retoño.

La preparación mental para la lactancia materna creo que es necesaria, saber si vas a hacerlo/intentarlo o a preferir fórmula. 
No nos engañemos, al inicio es duro. La cantidad que segregas los primeros días es escasa, pero es suficiente para mantener a tu bebé sin ninguna ayuda más. La lactancia a demanda, es lo que propugnamos. Cuanto más succión haga tu bebé, mayor leche producirás. En teoría esto suena fácil, pero los pezones duelen y a veces se forman las grietas, así tengas una técnica de lactancia correcta, y junto al agobio de "no sé porque llora el bebé", veo a muchas mujeres desesperadas y llorando porque no soportan la presión y acuden muchas veces a urgencias para que les suprimamos la leche.

Estoy de acuerdo en que la leche materna es el mejor alimento para tu bebé, y animo a las madres a darlo: es barato y nutritivo. Si has tenido un recién nacido pequeño o prematuro, le será de mucha ayuda. Pero, no creo que la lactancia tenga que ser un sufrimiento continuo, sólo porque te hagan creer que si no lo haces eres mala madre. Eso es una mentira total, y algunas mujeres "sienten" que los profesionales de la salud que son "abanderados de la leche materna a muerte" las juzgan.


La oxitocina y la prolactina, son hormonas que produce tu cerebro para estimular la producción y eyección de la leche materna, y ambas hormonas se ven influenciadas con el estrés. Para dar el pecho, necesitas un ambiente de tranquilidad, mientras aprenden, tú y tu bebé y se acomodan el uno al otro.

Dar el pecho es bonito pero cansado y requiere un gran esfuerzo por tu parte, "a demanda" significa a cualquier momento y en cualquier lugar, por lo menos es así las primeras semanas, hasta que se establezca bien, luego cuando te haces más al tema, la leche fluye mejor y ves que el bebé se llena, la tranquilidad vuelve a tu ser, y eres capaz de continuar un año entero si quieres.

Tú te conoces mejor que nadie, sabes lo que quieres para ti y para tus hijos y lo que eres capaz de soportar o no, finalmente es tu decisión.

domingo, 22 de junio de 2014

Suelo pélvico, como ponerlo en forma

El suelo pélvico, ese gran desconocido, todas oímos hablar de él pero, muy pocas le prestamos la atención debida. Para que nos entendamos fácilmente, cuando estamos de pie, nuestra entrepierna tiene que sostener todo el peso del tronco y la presión intraabdominal creada por nuestros órganos. El suelo pélvico está formado por los músculos que se encargan de sujetar vejiga, vagina y recto, son varios conectándose desde el pubis hasta el coxis y son fundamentales para nuestra calidad de vida. Si no cuidamos de ellos, aparecerán disfunciones sexuales, incontinencia urinaria y alguna veces fecal o de flatos. Y eso no nos gusta nada.

Tener un parto o simplemente haber estado embarazada hasta el tercer trimestre, somete a nuestro cuerpo a cargar con un sobrepeso importante, y aunque recuperes rápidamente tu figura, si no te dedicas a ejercitar tus músculos después del parto, se te quedarán flácidos. Y será peor, si después del embarazo te quedas con unos kilitos de más. Otros factores añadidos que causan la disfunción del suelo pélvico son el estreñimiento y la tos crónica. El cuadro se suele empeorar en la menopausia, cuando la sequedad de los tejidos hace más débiles los músculos. Por supuesto que esto no les ocurre a todas las mujeres, si no hablaríamos de una verdadera epidemia, tiene que ver mucho la calidad de los tejidos de cada persona. Existen mujeres que no tienen ningún criterio de los que he mencionado, nunca han tenido hijos y también sufren este problema, por una debilidad innata de sus músculos.

Todas las mujeres que han tenido hijos lo dicen, "abajo todo cambia" y es cierto, con el embarazo cambiaron los colores de la vulva, su aspecto y la sensación de estar "más abierta" es algo que casi todas nos refieren, tiene su lógica, una cabeza ha salido por ahí. Pero esto no debería ser una sensación de discomfort permanente en tu vida. 

Los famosos ejercicios de Kegel, para fortalecer el suelo pélvico son los que nos ayudan a mantener la salud de esta área, pero algunas mujeres no son capaces de identificar los músculos que deben contraer. 
Las bolas chinas, nos ayudan a identificar cuales son los músculos a contraer. Lo que aportan son un peso y una pequeña vibración cuando las tenemos dentro que estimula la circulación sanguínea y la contracciones/relajación muscular. Se pueden comprar en Sex Shops o en farmacia, de una sola bola o de dos (estándar para mujeres sexualmente activas). Actualmente están hechas en silicona, con material de fácil limpieza y cuidado. Son dos bolas unidas por un cordón, todo esto debe quedar dentro y tiene otro pequeño cordón que debe sobresalir para tirar de ellas cuando termines.

Al inicio el mantenerlas dentro sin que se caigan es bastante difícil para algunas mujeres que no se pueden ni poner de pie con ellas. Pero como todo ejercicio necesita constancia y paciencia. Habitualmente, a partir de las 6 semanas de uso se va notando la mejoría, se hace máxima en los meses siguientes conforme vayas incrementando el tiempo que las usas y a actividad que realizas con ellas. No se recomienda mantenerlas dentro más de una hora y el aumento de esfuerzo ha de ser gradual, iniciar con 5 -10 minutos tres veces por semana será suficiente. Si empiezas a tener sensación de dolor pélvico interno leve como de haber hecho ejercicio ("agujetas") es que lo estás haciendo bien. En mujeres jóvenes también es recomendable su uso como prevención, y en todas las edades el beneficio extra de aprender a contraer ciertos músculos que pueden sorprender a tu pareja en el coito. Si las tailandesas pueden, todas podemos.

jueves, 5 de junio de 2014

¡Sorpresa son dos!

¡Vienen dos! Menudo susto en la consulta cuando te lo contamos. Pero es que pasa y cada vez es más frecuente. Muchas tienen antecedentes en la familia de gemelos, pero las técnicas de reproducción asistida han conseguido incrementar estas tasas. Actualmente la tendencia mundial es reforzar la idea de que tener una gestación única es la mejor opción, por lo cual se intenta estimular menos los ovarios y en caso de fecundación  in vitro, lo ideal es transferir un embrión, según sea el caso claro.

Pero cuando ya estamos sobre la marcha,y vemos a tus dos pequeños embriones, nos ponemos manos a la obra para controlarte más y asegurarnos que todo vaya lo mejor posible. Algunas pacientes deciden la reducción embrionaria, es una técnica que trata de eliminar un embrión, sólo realizado por manos expertas, pero a veces trae la consecuencia de que se pierdan los dos. No es muy frecuente recomendarla, sobretodo cuando existe un riesgo de salud importante para la madre por tener una gestación gemelar o cuando son más de dos fetos.

Existen diferentes riesgos que se presentan en estas gestaciones dobles que debemos controlar, la prematuridad es lo fundamental a considerar porque puede tener consecuencias importantes en alguno de los bebés (respiratorias, oculares, digestivas, etc.) según las semanas con las que se produzca el parto. También se incrementa el riesgo de que alguno presente crecimiento intrauterino restringido (CIR) y se aumenta en estas mujeres la tasa de preclampsia.  Como vez, todos estos riesgos no son cosas de juego, por lo tanto las gestaciones gemelares tienen muchas más visitas al médico que una gestación única.

Los gemelos que no son idénticos, es decir los "bicoriales biamnióticos", son los que menos problemas nos suelen dar, al tener cada uno su propio sistema de nutrición y su propio ambiente, el desarrollo de cada uno es como si lo hicieran de manera independiente. Los que comparten placenta "monocorial biamnióticos" y los que comparten placenta y bolsa de líquido amniótico "monocorial monoamnióticos", son los que suelen necesitar un seguimiento estrecho y nos preocupan un poco más, por lo tanto los controles deberían hacerse en centros capacitados para resolver situaciones emergentes. El principal peligro que nos da este tipo de gestación, es que al compartir placenta uno de los bebés puede ser más "hambriento" que el otro y en vez de repartirse equitativamente el aporte sanguíneo, uno crezca más y el otro se quede pequeñito. Normalmente esto no ocurre, pero si sucede se diagnostica por ecografía y algunas veces puede tratarse sin necesidad de adelantar la fecha de parto.

Como te comentaba lo habitual en los gemelos de todos los tipos es la prematuridad, se cree porque el útero no aguanta tanta distensión en sus paredes y por "cansancio" inicia con contracciones antes de tiempo, lo habitual es que podamos frenarlas lo suficiente para poner dos dosis de corticoides inyectados a la mamá que ayudará a madurar los pulmones de los bebés y que les disminuya las posibilidades de nacer con problemas respiratorios. Casi todos los problemas si se diagnostican a tiempo tendrán una solución, así que no dudes en consultar tus síntomas y dudas con tu ginecólogo.

jueves, 22 de mayo de 2014

Masturbate-A-Thon


Mayo es el mes de la masturbación, tal como lo lees. Todo empezó en USA en 1995 (estos americanos siempre innovando) donde se les ocurrió el Masturbate-A-Thon, una especie de maratón dando premios a los que han tenido más orgasmos, a la eyaculación femenina a más distancia, etc. Organizado por el Centro de Sexo y Cultura de San Francisco. El dinero recolectado lo emplean en Educación Sexual, pero la idea principal es recordar a las personas que debemos hablar de la masturbación como algo normal, habitual y sano, dejarnos de prejuicios y vergüenzas socialmente adquiridas.

No mal interpretes, no digo que sólo te dediques a tu propio placer en la vida. Pero ya con el hecho de hablar de ello y entenderlo como un deseo y función biológica del cuerpo como respirar o ir al baño, sería suficiente. A mí me sigue llamando la atención este tema en la consulta, algunas mujeres, aún no pueden pronunciar las palabras "vagina" o "clítoris". Menos mal las mujeres jóvenes hablan cada vez más con soltura del tema e incluso tienen dudas. Pero con algunas mayores de 50, el tema es un poco más delicado de tocar, no dicen ni una palabra. Bueno y cuando les hablas de las bolas chinas, ya ni te cuento la cara de póquer que ponen.

Los ginecólogos somos los médicos que deberíamos abordar este tema, ¡quien más si no!. Quizás deberíamos incluir en nuestro interrogatorio, una pregunta tan simple: ¿Cómo va tu vida sexual?
Hay mujeres que claramente se nota que no quieren tocar el tema, y te ponen unas caras de horror, y hay que tener tacto, porque algunas mujeres, lamentablemente, han tenido experiencias horribles. Pero la gran mayoría, te responden y te cuentan que les falta deseo, están solas, su marido está enfermo, etc.

Por otro lado, cuando uno hace el examen médico se da cuenta si la mujer tiene los genitales en "activo" o no. Así como las personas que no usan una pierna por mucho tiempo los músculos se atrofian, pues igual pasa con la vagina y la vulva, se va marchitando, los labios se empiezan a fusionar, pierden su tonificación y la lubricación habitual, porque no tienen estímulo. Lo cual puede desencadenar a su vez malestar vulvar inespecífico, irritación, dolor cuando quieren reiniciar la vida sexual o incluso incontinencias.

Que no te de vergüenza comprar objetos específicos para masturbarte, los sex shops son muy accesibles ahora o en Internet puedes encontrar maravillas.
En las urgencias a veces vemos personas (hombres/mujeres) que ha pillado lo que tenían a mano para darse placer y ha terminado en quirófano, así que con cabeza, siempre.

Da igual que no tengas pareja, tu cuerpo, tu salud, tu sexo. Nadie es responsable de tu placer. Sólo tú.

sábado, 10 de mayo de 2014

He abortado

Lo siento, no hay nada que se pueda decir para hacer esto, más fácil.
Como mujer, no me puedo imaginar un dolor parecido al de perder un hijo.  La madre naturaleza es muy sabia y sabe hacerlo bien,  para evitarte un dolor más adelante, lo habitual es que los abortos se produzcan antes de las doce semanas, cuando tu embrión está recién formándose. Por lo tanto, ten prudencia con tus emociones hasta estar seguros que todo va bien.

¿Por qué? Es la pregunta que nos hacen siempre, y no hay una respuesta sencilla que te deje conforme. Simplemente no lo sabemos con seguridad. En la minoría de las mujeres encontramos alguna razón con que justificarlo, pero no es lo habitual. La medicina no es una ciencia exacta y el conocimiento que tenemos del cuerpo humano es sólo la punta del iceberg. Hay millones de procesos que se desconocen aún. La explicación más razonable que ha encontrado la gente que estudia mucho, es simple, el embrión venía mal. Malformado a veces, con un mal proceso bioquímico en su interior que le iba a ser incapaz sobrevivir, mal implantado en tu útero en una zona de poco riego sanguíneo y no se pudo nutrir bien, etc.
Solo sabemos que algo malo ocurrió en algún momento desde que se junto tu óvulo con ese espermatozoide hasta el momento en que te lo diagnostico tu médico. 

Creo que lo peor es cuando ya escuchaste el latido por una vez. En ese momento estuviste segura que era real y pusiste todas tus ilusiones en ello y luego dejar de oírlo debe ser terrible, nadie podría entenderte salvo alguien que haya pasado por ese mismo dolor.
Y en ese momento de frustración te toca encima decidir que es lo que quieres hacer. 


Dependiendo de las semanas de gestación te daremos opciones, pero si está avanzado, lo habitual es que necesitas un legrado o "limpieza" bajo anestesia en quirófano. Como no es una situación urgente se debería esperar a qué estés en ayunas para poder dormirte, lo habitual es que no necesites una anestesia general, sólo sedación profunda e incluso en algunos sitios se hace sólo con epidural, pero lo que muchas nos piden, es no recordar nada de este horrible proceso. Se trata de limpiar la cavidad donde se implanto- Si todo sale bien que es lo usual, te vas a casa el mismo día.


Si tu embrión es pequeñito te podemos dar la opción de tratamiento médico, consiste en pastillas por boca o colocadas en vagina que van a provocarte la expulsión. Quizás, es un poco menos traumático, porque lo único que provoca es que tengas sangrado abundante y dolor como una regla intensa y te limpies tu sola, evitándote el entrar el quirófano, pudiendo hacerlo en la tranquilidad de tu casa. Algunas mujeres son "resistentes" al efecto de las pastillas y tendrán que terminar en un legrado igualmente.

Algunas veces si ya has empezado a sangrar tu sola, podemos simplemente esperar a que termines de expulsar los restos. Muchas mujeres tienen miedo de ver al embrión, pero afortunadamente esto no ocurre, hablamos de milímetros o pocos centímetros si se frustra una gestación al inicio, por lo que se se verán coágulos y tejidos diversos, pero no una forma humana que es lo que impresiona. 

Lo que te debe de quedar claro, es que no es tú culpa, no hay nada que tu hayas podido hacer conscientemente que sea la causa directa de que tu bebé haya decidido no seguir adelante. Muchas se sienten así, pero la realidad nos demuestra día a día que si un bebé quiere/puede vivir lo hace sobretodas las cosas y se agarra a tu útero con todas sus fuerzas, independientemente de lo que hagas.

miércoles, 30 de abril de 2014

Inseminarme de donante, ¿por qué no?

No todas encontramos al príncipe azul, así es la vida, pero no creo que esto deba limitar nuestras opciones de ser madres. Así para eso existen los donantes de semen, para poder brindar oportunidad de serlo, a aquella que quiera.

Suele ser un tema recurrente con mis amistades, personas a favor y otras en contra, ambas con muy buenos argumentos. Crecer sin un padre, me imagino, deber ser muy duro. Pero hay muchas personas que por circunstancias de la vida han tenido que pasar esa experiencia, y seguro conocerás alguien así, y a pesar de esa dificultad son personas maravillosas.

Sin duda, es una decisión muy difícil en varios aspectos, social y económica, criar un hijo sola implica una alta carga de responsabilidad y de asegurarte medios con los que poder sacar adelante a tu familia uniparental. Tener los hijos por capricho propio no vale, un hijo es para toda la vida, el trabajo de mamá nunca termina.

Creo que es fundamental, que entiendas el proceso al que te quieres someter, no es sencillo y pasar por esto sola, puede ser muy duro, tener a tu familia al lado o amigos muy cercanos que te puedan echar una mano, si hay problemas o alguna complicaciones, debería ser un requisito antes de meterte en este tema.

El proceso, inicia con tus datos básicos de fertilidad, saber si eres apta para ser inseminada,  como siempre una consulta médica donde contar todo tu historial es fundamental, además, una analítica hormonal y ecografía transvaginal en los primeros días del ciclo menstrual (con la regla o inmediatamente después). Dependiendo del centro y tus antecedentes personales, se puede solicitar también una histerosalpingrafia. Se trata de tomarte una radiografía de la pelvis, pero inyectándote un contraste a través del cérvix, es decir, estando en posición ginecológica, se te coloca un especulo (como para la toma de citología) y con un plástico flexible se introduce contraste radiológico al útero, para que se distribuya por las trompas y ver si están permeables.
Al final de todo ramillete de exámenes, tu médico te dará la probabilidad de éxito en tu caso, en la inseminación por general no es muy alto y rodea el 20% en el mejor de los casos. Eso quiere decir que es probable que no te quedes embarazada en la primera, así que no pongas todas tus ilusiones en ello. Además, existe el riesgo de abortar como en cualquier embarazo.

Si todo es correcto y aceptas con un consentimiento informado firmado, se iniciara la estimulación de los ovarios. Lo habitual, es que te indiquen un hormona para que produzcas uno, dos o tres folículos que puedan ser receptores para el semen. La administración de la hormona es por vía subcutánea. Tú te debes pinchar todos los días la inyección a la misma hora (habitualmente en el abdomen) y acudir a controles ecográficos cada 48 horas o más dependiendo de como vayan creciendo tus folículos. El día que estas preparada, la inseminación se realiza en consulta, no necesita anestesia y suele durar 5-10 minutos. Si todo ha ido bien tendrás que esperar dos semanas para saber si te has quedado embarazada o no. Y si no, vuelves a empezar con los pinchazos, no es necesario descansar ya que la cantidad de hormonas externas administradas es muy poca.

En cuanto a la elección del donante, suele ser sencillo. Está prohibido por ley en España (y en casi todos los países) que el donante sea conocido y tampoco uno puede elegir las características físicas del donante. No puedes elegir como en el supermercado. La idea es que el bebé se parezca a ti, así que debe tener todos tus rasgos físicos, raza y grupo sanguíneo compatible. Todos los donantes de semen pasan por una consulta y se les realiza una historia clínica para poder detectar enfermedades familiares, además el semen es analizado para ver si tiene capacidad de embarazar y se realiza una analítica de infecciones de transmisión sexual. Si todo es perfecto, su semen es congelado unos meses, y luego se repiten las pruebas de infecciones y de calidad. Si sigue siendo buena muestra, es cuando recién pasa a los "aptos" y esta listo para usar.

Como ves, es un proceso largo, por eso debes estar segura si seguir adelante. Incluso puedes llevarte decepciones y descubrir que tus posibilidades de ser madre son muy reducidas, ya que nunca te habías puesto a intentarlo. A veces, pasa.