martes, 24 de noviembre de 2015

DIU para mujer sin hijos, ¿Por qué no?

Creo que siempre me he posicionado como una gran defensora del DIU (dispositivo intrauterino) o como antiguamente se llamaba: "la T". Me parece un método muy bueno, sobre todo porque no requiere mayores controles y al no depender de la usuaria su efectividad en el día a día, se acerca a la teórica (99,6%).

Cada vez vemos a más mujeres que tienen claro que no quieren ser madres bajo ningún concepto, no quieren pasar por un quirófano para una ligadura de trompas y que están cansadas de los métodos anticonceptivos hormonales tradicionales por la rutina que implican. Así que este método es perfecto para ellas, sí buscan algo efectivo y cómodo.

Muchas veces este método se ha desterrado para las mujeres que no hemos tenido hijos. Pero la evidencia científica nos demuestra que no es del todo cierto.
Ha habido una actitud restrictiva a recomendarlo en mujeres sin hijos o adolescentes, quizá por falta de información, entrenamiento en sanitarios y en el manejo de efectos secundarios en estas mujeres. En España la tasa de uso del DIU es baja, alrededor del 5%, según la última encuesta publicada por el grupo Daphne en el 2011, sobre el uso de anticonceptivos en la población española

Existe de momento en el mercado español, dispositivos intrauterinos tamaño "mini" que son más pequeños que los habituales (llamados standard o normales) que son los que preferimos usar en mujeres sin embarazos previos. Normalmente son de cobre o plata.
El mayor efecto secundario es algunas mujeres pueden notar un aumento del dolor con las reglas y sangrado más abundante. Y como no sabemos de antemano quien va a reaccionar así existen muchas que no se quieren arriesgar.
Para ellas, existe el DIU de tamaño pequeño que además tiene una pequeña dosis de carga hormonal con progesterona (hormona segura, no estrógenos). Esta hormona, reduce el crecimiento del endometrio (es la zona donde se forma la regla) por lo tanto se reducirá el sangrado en tiempo y cantidad) y también espesando el moco cervical. Estas acciones impiden que el esperma y el óvulo entren en contacto.

Como todos los DIU con cobre o con hormona, se pone en consulta por personal entrenado. Idealmente les pedimos que estén con la regla para asegurarnos que no están embarazadas en el momento de la inserción, y porque así el orificio del cuello del útero está un poco más abierto y la inserción resulta menos dificultosa.
La inserción de ambos puede ser dolorosa, habitualmente es un dolor soportable y momentáneo, e incluso a muchas mujeres lo refieren sólo como una molestia. Depende del umbral de cada una.
Habitualmente con tomar algún analgésico, suelen remitir las molestias en 48 horas como mucho. La revisión, como con todos los DIU se debería hacer entre las 4 y 6 semanas posteriores a su colocación, para confirmar que no se ha movido.
Como todos los métodos anticonceptivos, es mejor sentarse a charlar con tu profesional de salud, saber que existe una opción más, con  buenos resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario